Exemple

Desarrollo del lenguaje en la persona

De entre las múltiples facetas que la persona humana es capaz de desarrollar el lenguaje es la que lo define como un “animal” racional.

Durante nuestro desarrollo, el lenguaje se adquiere sin aparente esfuerzo, hasta el punto que algunos creen que es algo natural e inherente en el hombre. Sin embargo, los niños llevan a cabo una durísima tarea para aprender a hablar. De hecho, para comprenderlo, sólo debemos reparar en cuántas veces nos ha costado encontrar la palabra adecuada para expresar esa idea o cuánto tardamos en aprender un idioma nuevo, de una manera aceptable.

El estudio de la evolución del lenguaje ha experimentado notables cambios en los últimos años. Se dice que nuestra capacidad para hablar está genéticamente determinada y que es el resultado del proceso de desarrollo de ciertas facultades innatas del hombre, que debe tener una capacidad cognitiva general y que debe ser capaz de interpretar símbolos. Así, el lenguaje se puede definir como la capacidad que tienen las personas para expresar su pensamiento y comunicarse, a través de un sistema de signos vocales y, ocasionalmente, gráficos.

Ya desde el nacimiento, los seres humanos están dotados de una serie de mecanismos que les permite responder a sus iguales. Ya en el vientre de la madre, un niño puede oír y responder a sonidos de elevada intensidad o a la música, pero son las voces humanas las que más atraen su atención y, en especial, la de su madre.

La primera señal de comunicación de un bebé se produce con el llanto que emite tras su desprendimiento del seno materno, con el que nos intenta decir que algo ha cambiado, que sus sensaciones son distintas a las que había experimentado hasta entonces.

A partir de este momento desarrollará otros medios para comunicarse con nosotros: nos seguirá con su mirada, se moverá, hará gestos faciales, emitirá sonidos de succión que preceden a la nutrición, al dolor, al placer…

A partir del segundo mes el niño será capaz de emitir sonidos que normalmente son vocales, los denominados “arrullos”, y a partir del sexto mes estos sonidos se combinarán entre sí y empezará a hacer “balbuceos”, “gorjeos” o “lalación”, sin significado alguno.

Poco a poco irá desarrollando estos sonidos para dar respuesta a las palabras del adulto, las denominadas “ecolalias” o “pre-parletas”, intentando imitar ya sus entonaciones.

En el desarrollo del niño se produce un momento en el que los juegos entre ellos y los adultos cobran especial relevancia, son los “formatos”. En ellos se pueden producir interacciones como es atraerse mutuamente la atención, la acción conjunta, saludos, despedidas….

Hacia el año de vida el niño tendrá ya una intención comunicativa que se puede comprobar por la alternancia de miradas entre el objeto y la persona adulta que está pendiente de él, y por la realización y cambio de señales hasta poder alcanzar lo que pretende.

A partir de los dos años de edad aproximadamente el niño desarrollará ya la comprensión de aquello que le quieren decir los adultos. Las primeras palabras dotadas de sentido serán monosílabas, seguidas por secuencias de dos sílabas iguales etc… que generalmente serán emitidas en el mismo lugar que el adulto las ha utilizado y que repetirá cada vez más al ser reforzadas con signos de alegría de este último. Las “holofrases” o palabras aisladas serán emitidas en diferentes tonos y contendrán un mensaje o una intención mucho más complejos que el significado de la palabra en si misma, y  que sólo podrán interpretarse en un contexto concreto.

A partir de los tres años el lenguaje crecerá en el niño de manera vertiginosa. De unas cuantas palabras pasará a pronunciar cientos de ellas, las frases serán más largas y complicadas, con preposiciones, artículos, género y número, adquiriendo así las reglas de la sintaxis, intentarán conjugar los verbos, equivocándose en la mayoría de ocasiones, etc…

Hacía los 4 ó 5 años de edad los niños habrán adquirido los aspectos más importantes del lenguaje, pero su desarrollo continuará durante toda su vida. Aparecerán nuevas experiencias, la escuela, los amigos, la televisión, las lecturas, las lenguas extranjeras… Todo ello les proporcionará gran variedad de conocimientos y nuevos modelos de uso del lenguaje.

Facebook Twitter Google Digg Reddit LinkedIn Pinterest StumbleUpon Email